lunes, 24 de octubre de 2016

HISTORIA DE LA MEDICINA ORIGEN Y SIGNIFICADO DEL DIA DEL MEDICO BOLIVIANO

Dr. Antonio Dubravcic Luksic

Sucre  Bolivia





Fiesta de la Salud
(Gil Imana Garrón)

La celebración del  “Día Panamericano del Médico”,  fue acordada en el Congreso Médico Panamericano, reunido en la ciudad de  Dallas (Texas) en 1953, como un  homenaje al nacimiento del doctor Juan Carlos Finlay, médico investigador, nacido en Puerto Príncipe (Cuba) un 3 de diciembre de 1833.
Finlay fue quien confirmó la teoría de “La propagación de la fiebre amarilla a través del mosquito” el Aedes Aegypti, al descubrir al Stegomia fasciata como trasmisor de la fiebre amarilla”,   en una presentación que realizó  en la Academia de Ciencias de la Habana el 14 de agosto de 1881.(1)
En Bolivia, hasta el año de 1967 el “Día del Médico” se conmemoró el 3 de diciembre, pero fue en el II Congreso Médico Boliviano de la Confederación Medica Sindical de Bolivia (COMSIB), realizado en la ciudad de Cochabamba en fecha 14 de septiembre de 1966, cuando  el Dr. José María Alvarado presentó un proyecto proponiendo el día 21 de septiembre  como “Día del Médico Boliviano”  En su disertación expuso los motivos, explicando las ceremonias y  los ritos que se celebraban en el  Tahuantinsuyo durante el equinoccio de primavera (2.)
Siendo Bolivia tan rica en cultura y tradiciones, no podía desligarse la celebración del “Día del Médico”, de un origen ancestral como es la Citúa del Tahuantinsuyo (1428-1533). Correspondiendo al Coyarraimi (equinoccio de primavera), una de las cuatro fiestas solemnes que los reyes incas celebraban en su corte, en esa oportunidad las poblaciones procedían a la purificación, alejando de ellas a las enfermedades, brindando salud y bienestar a los habitantes del incario (3).
A decir de Garcilazo de la Vega (4) “la celebración de esa festividad era de gran regocijo, porque permitía desterrar de las comarcas del Imperio las enfermedades y cualquiera otras penas y trabajos que los hombres podían padecer, era como la explicación, que se purifican y limpiaban de sus males. Preparábanse   para esa fiesta con ayuno y abstinencia de sus mujeres, el ayuno lo hacían el primer día de la luna del mes de septiembre después del equinoccio. Preparados todos los habitantes: hombres, mujeres y hasta los niños con un día de ayuno riguroso, a la noche siguiente amasaban el pan que llamaban “cancu” hecho con harina de maíz mezclada con sangre humana obtenida de sangrías practicadas entre los ojos o en la punta de la nariz de niños pequeños . La noche del amasijo, poco antes del amanecer todos los que habían ayunado se lavaban los cuerpos y tomaban un poco de la masa mezclada con sangre y la pasaban por la cabeza, rostro, pecho y espalda, brazos y piernas, se limpiaban con ella para sacar del cuerpo todas las enfermedades. Luego en saliendo el Sol, habiéndole adorado y suplicado mandase desterrar todos los males interiores y exteriores que tenían, se desayunaban  con otro pan amasado sin sangre. Hecha la adoración y el desayuno que se hacia a la hora señalada, el jefe de cada casa frotaba la  puerta de su vivienda con un pedazo del mismo pan especial, para demostrar que, en su hogar, se había desalojado a todas las enfermedades; salía de la fortaleza (probablemente Sacsahuamán) un mensajero del Sol ricamente vestido, ceñida su manta al cuerpo con una lanza en la mano, descendía corriendo a la plaza principal donde le esperaban cuatro nobles, uno para cada suyo del imperio. Seguidamente cada noble partía a la carrera en dirección al punto cardinal cuyo suyo  correspondía para atraer las enfermedades y los males que encontraban en su camino, siendo reemplazado por otro noble que cumplía similar cometido hasta llegar a los confines del territorio, donde la lanza portadora de tantos males era hincada en la tierra, mostrando así que se sepultaban los mismos. Mientras tanto los habitantes de los sitios por donde pasaban los cuatro emisarios, limpiaban y barrían las habitaciones y las calles, significando la expulsión de los males y calamidades” (2.3)

Trascendentales revelaciones, referidas a la vida de relación con los habitantes de esta región, Guaman Poma de Ayala (5) en el libro “Nueva crónica y buen gobierno”, relata las fiestas del año que se realizaban en el Tahuantinsuyo. “Coya Raymi que correspondía al equinoccio de primavera “Dicese de ese mes: Coya Raymi, por la gran fiesta de la luna…en este mes mandaron los incas echar las enfermedades de los pueblos y pestilencias de todo el reino. Los hombres armados como si fueran a la guerra a pelear, tiran con hondas de fuego, diciendo en voz alta: ¡salí enfermedades y pestilencias de entre la gente de este pueblo!  ¡déjanos!. Y en esto rocían todas las casas y calles; riegan con agua y limpian. Esto se hacia en todo el reino y otras muchas ceremonias para curar al taqui oncoc (el que enferma con el baile) y sara oncuy (la enfermedad del maíz)…

Ambos relatos constituyen una alusión a un saneamiento ambiental que cumplía con un ceremonial específico, precedido de rigurosos ayunos.

La exposición realizada en forma amplia y magistral por Alvarado (6) en el mencionado Congreso Boliviano, sirvió de fundamento  para que el Vicepresidente de la Republica de Bolivia Dr. Luís Adolfo Siles Salinas  en uno de sus interinatos como Presidente Constitucional de la Nación, promulgo en fecha 29 de diciembre de 1967 el Decreto (que figura en la Gaceta Oficial de Bolivia bajo el número 7.234), declarando el 21 de septiembre de cada año “Día del Médico y Día Boliviano de la Salud”.
El Reglamento de la Fiesta nacional del Médico dispone asimismo la convocatoria, con la antelación debida de un año antes de tal celebración, a concursos y certámenes para premiar cinco distinciones.
1º Al médico que durante la gestión anual respectiva, cumpla sus bodas de Oro en ejercicio activo de la profesión
2º Al médico que haya contribuido a la labor organizativa y gremial del oficio
3º Al facultativo que haya contribuido más, en la gestión anual respectiva a la investigación médica científica
4º Al médico que haya rubricado la mejor ejecutora docente, en la cátedra universitaria, con la formación y promoción de sus discípulos.
5º Al médico que haya desplegado  mayor labor de cultura universal (literatura, música, elaboración pictórica etc.) no específicamente hipocrática

Posteriormente, el destacado artista chuquisaqueño Gil Imana Garrón pintó una obra alegórica  de la Citua denominada “Fiesta de la salud”, que se encuentra en el hall de la sede del Colegio Médico en la ciudad de La Paz

Bibliografía
1.- http://www.elmedicoauditor.com.ar/efemerides.html
2.- Calvo-Vera A. “Origen y significado del Día del Médico Boliviano” Arch.Bol de Med: 31; 134 Sucre 1987
3.- Luna Orozco J. Publicación de Laboratorios Bago
4.- De La Vega Gracilazo “Comentarios Reales de los Incas” (1609) ed. Obras Completas Madrid 1960
5.- Guaman Poma de Ayala “Nueva Crónica y Buen Gobierno” Mexico 1980
6.- Alvarado José María “Sobre la Citua del Tahuantinsuyo y la Fiesta Nacional del Medico en Bolivia” Archivos Bolivianos de Historia de la Medicina Vol 1: 3; 1995


******************